¿Qué hay detrás de las “cajas de alimentos”?

La autora agradece a Adelaida Barros por los comentarios recibidos durante el proceso de escritura y edición de esta columna.

[1] Por ejemplo: Barozet & Espinoza (2008): “¿De qué hablamos cuando decimos “clase media”? Perspectivas sobre el caso chileno”; Méndez (2008): “Middle Class Identities in a Neoliberal Age: Tensions Between Contested Authenticities”; Barozet & Fierro (2011): “Clase media en Chile, 1990-2011: Algunas implicancias sociales y políticas”; Araujo & Martuccelli (2011): “La inconsistencia posicional: un nuevo concepto sobre la estratificación social”; Arteaga & López (2011): “Experiencias de vulnerabilidad: de las estrategias a las tácticas subjetivas”; Barozet, Espinoza & Méndez (2012): “Estratificación y movilidad social bajo el modelo neoliberal: El caso de Chile”, Barozet & Méndez (2012): “La nueva mesocracia: Formas de movilidad y construcción de identidad en las clases medias chilenas”, Candina (2013): “La frágil clase media: Estudios sobre grupos medios en Chile contemporáneo”; Mac-Clure, Barozet, Galleguillos & Moya (2015): “La clase media clasifica a las personas en la sociedad: Resultados de una investigación empírica basada en juegos”; Guzmán, Barozet & Méndez (2016): “Legitimación y crítica a la desigualdad: una aproximación pragmática”, entre muchas otras.

[2] Por ejemplo: Lozano (2007): “Sistema de Protección Social para la Clase Media Chilena”; Lapierre (2008): “Saberes Sociales en las Clases Medias Chilenas”; Penna (2009): “La construcción simbólica de los sectores medios en Chile (1990-2009): Representación y discurso dentro de un condominio en Santiago”; Lizama (2010): “Distinciones y pertenencias de clase en un mercado de apropiaciones tecnológicas diferenciables — Impacto de las nuevas dinámicas de consumo en las construcciones Subjetivas elaboradas por la clase media chilena”; Figueroa & Illarramendi (2012): “Acerca de la desigualdad social: repertorios culturales, límites simbólicos y sociales”; Mella (2012): “¿Cómo se representa la clase media se representa a si misma? Fronteras morales y diferenciación social en el Chile actual”; Velasco (2013): “La competencia Nacional: Tolerancia a la desigualdad persistente en los Sectores Medios del Chile contemporáneo”; Espinoza (2014): “Discurso meritocrático. Significados y valoraciones diferenciadas en Chile contemporáneo”; entre muchas otras. La autora se disculpa por el sesgo institucional en la selección de los títulos pues se incluyen solo tesis de la Universidad de Chile.

[3] Expresión utilizada por la Dra. Emmanuelle Barozet en “Desigualdad y Pandemia”, conversatorio digital realizado por la Universidad de Chile el 28 de mayo de 2020. Disponible en línea

[4] Por ejemplo: el “Plan Clase Media Protegida” y el “Subsidio para la Clase Media”.

[5] A nivel internacional, esta definición permite incluir a toda persona cuyos ingresos diarios oscilan entre los 10 y 50 dólares. Para más información, revisar: López-Calva & Ortiz-Juárez (2013): “Vulnerabilidad como enfoque para definir la clase media”.

[6] La línea de la pobreza en 2019 se definió en $164.605 pesos por persona. Para más detalles, el reporte del Ministerio de Desarrollo Social y Familia se encuentra disponible en línea

[7] Ejemplo inspirado en la “semiología del estatus”, expresión utilizada por Oscar Contardo en su libro “Siútico:  Arribismo, abajismo y vida social en Chile” (Anagrama, 2008). Este dato fue comunicado por el panelista Gonzalo Müller, en el episodio del programa “Estado Nacional Prime” emitido el 31 de mayo de 2020, disponible aquí.

 [8] Este dato fue comunicado por el panelista Gonzalo Müller, en el episodio del programa “Estado Nacional Prime” emitido el 31 de mayo de 2020, disponible aquí.

[9]  Expresión utilizada por Oscar Contardo, en la columna publicada en La Tercera el 23 de mayo de 2020 titulada “La alegría de cartón”, disponible aquí.

[10] Expresión creada para definir la vulnerabilidad de la posición de clase media por Araujo & Martuccelli (2011): “La inconsistencia posicional: Un nuevo concepto sobre la estratificación social”.

[11] En relación con la polémica en la definición de los beneficiarios, a raíz de las distintas definiciones entregadas por el Presidente Piñera, el Ministro de Desarrollo Social, y el Intendente de la Región Metropolitana. Más detalles en la nota de prensa disponible aquí.

[12] Esping-Andersen (“The Three Worlds of Welfare Capitalism”, 1990), define a los Estados de Bienestar como: “no sólo un mecanismo que interviene en la estructura de la desigualdad y posiblemente la corrige, sino que es un sistema de estratificación en sí mismo, es una fuerza activa en el ordenamiento de las relaciones sociales”.

[13] Por ejemplo, las medidas de confinamiento y la falta de protección laboral han expuesto a sectores “nunca antes expuestos” – en nuestra historia reciente – a recibir beneficios estatales. Distintos artículos periodísticos han dado cuenta de esta situación en comunas como Ñuñoa y Santiago Centro.  

[14] Se recomienda ver la definición entregada por la Dra. Emmanuelle Barozet en la conferencia “Understanding the Chilean unrest”, disponible aquí.

[15] Este es un rasgo que Chile comparte con América Latina. Se recomienda ver el trabajo de López-Calva & Lustig (2010).

[16] Corresponde a una traducción de la expresión “driven by the top”, utilizada ampliamente en estudios en estratificación social para designar a las diferencias más amplias entre los grupos sociales ubicados en la cima con los de la mitad de la distribución de algún recurso (ingreso, educación, etc), que la distancia existente entre los grupos medios y quienes se encuentran en la base de dicha distribución.

[17] Cifra dada por el presidente Ricardo Lagos en el programa Estado Nacional Prime, emitido el 7 de junio de 2020. Disponible aquí.

[18] Ver, por ejemplo, el trabajo de Lapierre (2008): “Saberes Sociales en las Clases Medias Chilenas”, o más recientemente a Casals (2019): “The Insurrection of the Middle Class: Social Mobilization and Counterrevolution during the Popular Unity Government, Chile, 1970–1973”.

[19] En relación con la censura que recibió Delight Lab por proyectar la palabra “hambre” en el Edificio Telefónica. Más detalles disponibles aquí, en un extracto de la cobertura dada por TVN.