Nueva plataforma calcula el riesgo de contagio al virus

Iniciativa de científicos y médicos chilenos calcula el riesgo a partir de respuestas que el usuario entrega en forma anónima y que se combinan con datos epidemiológicos y de geolocalización.

Conocer en un par de minutos el riesgo de estar contagiado por el coronavirus mientras se participa al mismo tiempo en un proyecto de ciencia ciudadana, es el objetivo de Enfrentemos juntos el Covid-19Chile, iniciativa sin fines de lucro creada por un equipo de médicos e investigadores chilenos.

“Nos propusimos recopilar la mayor cantidad posible de información sobre síntomas que experimentan los afectados por COVID-19 con el correr de los días, y dejar toda esta información abierta a la comunidad médica y científica para así ampliar su conocimiento sobre el comportamiento y progresión del coronavirus en Chile y, de esa manera, hacer más precisa la toma de decisiones”, explica Matías Jara, bioquímico y uno de los gestores del proyecto.

Para lograrlo, junto a un grupo de investigadores de diversas disciplinas que han aportado sus conocimientos en forma voluntaria al proyecto, crearon una plataforma web (www.covid19.cellter.cl) que permite recolectar datos clave de la enfermedad a través de una encuesta que se responde en menos de 2 minutos en forma anónima (no se solicita correo electrónico, teléfono, etc.).

La información que la persona entrega sobre presencia o no de ciertos síntomas, condiciones de aislamiento y de cercanía con personas infectadas, se combina luego con datos epidemiológicos y de geolocalización. Como resultado, es posible visualizar en un mapa por región, comuna e incluso calle, cuál es su factor de riesgo de COVID-19.

Cómo funciona

Para crear Enfrentemos juntos el Covid-19Chile, Matías Jara, junto al bioinformático y PhD en Biociencias Moleculares, Álvaro González, realizaron un análisis de Big Data levantando información de la OMS y organismos de Salud de Chile, Estados Unidos y Europa.

Con esta información desarrollaron la encuesta, que luego fue validada y mejorada por el médico inmunólogo Pablo Carrasco, la doctora Carolina Herrera —médico broncopulmonar y presidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias— la doctora en Bioquímica y especialista en educación STEM, Nicole Faure, y el doctor en Bioquímica y fisiopatólogo Álvaro Becerra. A ellos se sumó el ingeniero Pablo Rojas, a cargo de sistemas de geolocalización.

“Con esta sencilla herramienta la persona puede visualizar si en su entorno existe una cantidad de personas que tiene un factor de riesgo bajo, medio o alto y tomar las medidas de precaución necesarias para reducir su probabilidad de contagio, lo que ayuda también a crear conciencia del autocuidado permanente”, destaca el doctor Pablo Carrasco.

Pero la plataforma busca ser también un aporte a nivel de salud pública.

Los investigadores del proyecto: Álvaro Becerra, Matias Jara y  Álvaro González I.

“Los datos que estamos recopilando a través de la plataforma tienen un tremendo valor médico y científico, porque más que una foto de la pandemia, permitirán construir ‘un video’, que al juntarse con otros datos contribuirá a determinar, por ejemplo, cómo varían los síntomas a medida que progresa la infección”, indica Matías Jara.

Para eso, sin embargo, es fundamental que la mayor cantidad de personas respondan la encuesta en forma reiterada.

“Esta es una invitación a hacer ciencia ciudadana por y para la ciudadanía”, dice Jara, destacando que para eso se necesita que la mayor cantidad posible de personas contesten la encuesta y que lo hagan a diario o mientras más veces puedan a lo largo del tiempo.

“Esto porque necesitamos una cantidad importante de datos para tener intervalos de confianza aceptables. Nuestra ambición es alcanzar al menos 300 respuestas por cada comuna del país, con una recurrencia sostenida en el tiempo”, explica.

El bioinformático Álvaro González añade que “con la información recopilada y que continuamente estamos liberando a la comunidad científica y médica en la misma plataforma, esperamos ayudar, por ejemplo, a identificar si existen o no patrones comunes que puedan ser de utilidad clínica, y a acelerar el desarrollo de un modelo de riesgo preciso para nuestra población”.

Imagen principal. Prachatai Flickr.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -

LO MÁS NUEVO

De publicar o morir, a publicar para compartir

El impacto de la crisis sanitaria del Sars-CoV-2 en la divulgación científica. Todos los días escuchamos hablar sobre “la...

El coronavirus sí sabe de diferencias

 Diez datos para el debate. Por Camila Mella Toda crisis sanitaria debería ser, por definición, una...

Infodemia: la epidemia de la desinformación

En tiempos de la pandemia, cerca de un tercio de la población mundial está en cuarentena (más personas que las que vivían...

LO MÁS COMENTADO

Tras la huella genética del primer perro chileno

Por primera vez evidencia científica respalda la discusión de la primera raza 100% chilena, el Terrier Chileno, llamado popularmente perro ratonero o el perro...

La falacia de la ciencia entretenida

Entre las muchas fórmulas descritas para acercar la ciencia al público en general, una de las cosas que siempre se dice es la necesidad...

Terapias “alternativas” y charlatanerías varias

Creo que todos estamos de acuerdo en que la ciencia tradicional no tiene las respuestas para todo. Esto corre tanto para preguntas a cuestiones...

Las bacterias del cielo

Durante el invierno, las temperaturas descienden, los días grises son más frecuentes y las nubes se vuelven las protagonistas de este periodo. Ahora, ¿qué...