Infodemia: la epidemia de la desinformación

En tiempos de la pandemia, cerca de un tercio de la población mundial está en cuarentena (más personas que las que vivían durante la Segunda Guerra Mundial). Nuestra – muy humana – necesidad de sociabilización lucha con el aún más básico instinto de supervivencia y el punto intermedio, son las redes sociales. Leemos y vemos noticias, hablamos con amigos, colegas y familiares que sirven de apoyo en tiempos de incómoda incertidumbre. Recibimos una avalancha informativa más rápido de lo que podemos leerla, menos aún, filtrarla.

Una epidemia doble: Covid-19 y la infodemia

El 2 de febrero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó el concepto infodemia (“infodemics” en inglés) refiriéndose a la abundancia de información existente. Por un lado, un exceso de contenido con bases científicas y objetivas, pero en desarrollo, por lo tanto no concluyente. Por otro lado, contenido divergente, de fuentes poco confiables, y muchas veces malintencionada. Algunos de estos mitos tienen su origen en noticias reales, pero son manipulados en su análisis, para obtener el máximo de clicks y atención. Por lo mismo, a veces no es simple notar cuando un mensaje es parte de la infodemia o no. 

Si bien no es la primera epidemia moderna (SIDA, SARS, MERS, Zika y Ébola), el Covid-19 ha sido el primero en causar dos de forma simultánea: una epidemia biológica y, otra de la información.  Para intentar controlarlo, la OMS llegó a un acuerdo con Google, Amazon y YouTube, entre otros, para eliminar información no basada en ciencia y promover información de fuentes como la OMS. También, han creado una sección especial para aclarar y derribar mitos sobre Covid-19

▷ Así etiquetará Instagram el contenido falso - noticiasdel6.com
Atentos si observas estos anuncios en Instagram.

La infodemia causa confusión y genera respuestas disímiles en la población, en un momento en el que necesitamos entender y estar unidos en el hecho de que: Sí, esto es grave y hay que tomárselo en serio.

Si bien es cierto que  la amenaza de una pandemia de envergadura estaba latente desde hace años y hubo enfermedades como SARS y MERS – también de la familia Coronavirus – que sirvieron de advertencia, no fue suficiente y esta crisis nos tomó por sorpresa. Ni la OMS estaba bien preparada, ni los distintos gobiernos centrales estaban bien preparados. Además de poseer un presupuesto anual bajo, para la cantidad de misiones que realiza en el mundo, la OMS no tiene ningún poder sobre la soberanía de los países para el control de la epidemia, ni la información que comparten, así como tampoco tiene poder de sancionar. 

La respuesta vendrá desde las ciencias, la decisión es política.

Vamos a salir de esta pandemia, como lo hicimos con la gripe de 1918 que dejó más de 50 millones de muertes. El punto es hacerlo de la mejor manera posible y aprender las lecciones que la pandemia del 2020 nos deje. Para esto, necesitamos de las ciencias naturales y de las ciencias sociales. Ambas, en paralelo, nos permitirán encontrar soluciones al problema sanitario y el manejo de la situación social, económica y política. 

Tenemos que entender cómo funciona la ciencia, toma tiempo en encontrar respuestas a nuestras preguntas. Sylvie Briand, directora de gestión de urgencias sanitarias de la OMS, lo explica claramente: “La ciencia es un proceso dinámico, todos los días aprendes un poco más, a veces te equivocas y se puede corregir. La ciencia no es una única voz, la ciencia son múltiples voces. Se alcanza una conversación armoniosa para alcanzar un consenso y eso puede tomar tiempo”.

Contamos con la ventaja de la experiencia de países que están dejando atrás la primera ola de contagios, mientras en Chile los gritos de victoria fueron apresuradas y aún no vemos la cima de la curva. No hay excusas para no poner en práctica lo que esos países nos han podido enseñar en tan poco tiempo y adaptarlo a la realidad local. Las ciencias pueden sugerir caminos a seguir, incluso puede recomendar uno. Si bien la decisión final es política, de nuestros gobernantes electos, la acción inmediata es nuestra. Quédate en la casa, lávate seguido  las manos, mantén distancia física y sobre todo, cuídate.    

¿Cómo luchar contra la infodemia?

1. Proteger y defender la libertad de prensa y el periodismo responsable. Revisa la página de Asociación Chilena de Periodistas y Profesionales para la Comunicación de la Ciencia (ACHIPEC) https://achipec.org/

2. Que tu principal fuente de información sea la página oficial de la OMS https://www.who.int/es/.

3. Recomiendo el sitio chequeado.com que hizo un esfuerzo de reunir y contrastar información de dudosa procedencia, en España y Latinoamérica, en el contexto de Coronavirus. Este sitio forma parte de la “Alianza Internacional de Fact Checkers” que incluye periodistas de más de 70 países cotejando contenido en más de 40 idiomas. 

4. Mantener tu salud mental: 
Empatiza y habla de los puntos en común (“si, los dos estamos preocupados por el papá”, “yo también tengo ansiedad”, “esto es duro para todas”, etc.). Si directamente pasas a las ofensas personales, ya se acabó el debate.
No dupliques, retwitees o le des más espacio a información falsa. Muchas veces para contrastar datos incorporamos la imagen falsa en nuestro mensaje, no lo hagas. Descríbela y confróntala. Pero no le permitas seguir propagándose, es como un virus y hay que bajar su tasa de propagación.
Conoce y acepta el límite de tus conocimientos. No lo podemos saber todo, leer todo y no tenemos todas las respuestas. A veces decir, “no lo sé” o incluso “no se sabe, pero lo están estudiando” es lo más correcto y difícil de hacer. 

A ti, gracias por leer hasta el final, ¿qué infodemia te revuelve la cabeza y te gustaría aclarar?

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -

LO MÁS NUEVO

De publicar o morir, a publicar para compartir

El impacto de la crisis sanitaria del Sars-CoV-2 en la divulgación científica. Todos los días escuchamos hablar sobre “la...

El coronavirus sí sabe de diferencias

 Diez datos para el debate. Por Camila Mella Toda crisis sanitaria debería ser, por definición, una...

Infodemia: la epidemia de la desinformación

En tiempos de la pandemia, cerca de un tercio de la población mundial está en cuarentena (más personas que las que vivían...

LO MÁS COMENTADO

Tras la huella genética del primer perro chileno

Por primera vez evidencia científica respalda la discusión de la primera raza 100% chilena, el Terrier Chileno, llamado popularmente perro ratonero o el perro...

La falacia de la ciencia entretenida

Entre las muchas fórmulas descritas para acercar la ciencia al público en general, una de las cosas que siempre se dice es la necesidad...

Terapias “alternativas” y charlatanerías varias

Creo que todos estamos de acuerdo en que la ciencia tradicional no tiene las respuestas para todo. Esto corre tanto para preguntas a cuestiones...

Las bacterias del cielo

Durante el invierno, las temperaturas descienden, los días grises son más frecuentes y las nubes se vuelven las protagonistas de este periodo. Ahora, ¿qué...