Espacios de Ciencias: El Instituto de Higiene

Seguramente no lo sabías, pero cruzando el Mapocho desde Cal y Canto, en Independecia 56, nos encontramos con un Monumento Nacional en el cual durante décadas confluyeron la ciencia y la justicia: el Laboratorio de Toxicología del Instituto de Higiene. 

Pabellón de Química

El Instituto de Higiene creado en 1892, estaba inicialmente orientado exclusivamente al control de la higiene pública y privada del país. Sin embargo la creciente preocupación de la población por las adulteraciones de productos manufacturados y fármacos, la presencia de tóxicos y químicos en el hogar para el control de plagas, además de los crímenes asociados a los venenos, requirieron del desarrollo de nuevas tecnologías forenses capaces de identificar o descartar la presencia de estas sustancias.

De esta forma, esta nueva institución reemplazó la autoridad que anteriormente habían tenido los sentidos –gusto, vista y olfato– en la identificación de los tóxicos y apoyó a los juzgados en aquellos pleitos que requerían de la ciencia y del análisis. Esta tarea de identificación e interpretación requirió nuevos conocimientos, metodologías, espacios y actores; en suma, nuevos procesos científicos capaces de dialogar con el veneno.

Operario de la época en "Gabinete de Toxicología” 1910.
Operario de la época en Gabinete de Toxicología” 1910.

A este espacio llegaron cientos de elementos para ser periciados por sus toxicólogos y ensayadores, desde restos orgánicos a trozos de alimentos y medicinas, identificando en ellos morfina, cianuro, estricnina, sublimados, entre varios otros. En ellos también se gestó una cultura forense que aún no se institucionalizaba del todo en la academia, y se refinaron saberes químicos en proceso de validación. 

Si bien la alianza entre la ciencia y la justicia, bajo el laboratorio del Instituto no fue una asociación fácil, representó un sitio fundamental para la construcción del saber toxicológico y el desarrollo de la química forense a finales del siglo XIX.

María José Correa
Académica de la U. Andrés Bello y Doctora en Historia. Sus áreas de investigación son la historia de la medicina y de la ciencia forense (Fondecyt 11150340) en el siglo XIX e inicios del XX.
Imágenes:

Pedro Lautaro Ferrer, “Pabellón de Química”, Álbum Gráfico del Instituto de Higiene de Santiago, Santiago, Instituto de Higiene, 1910, sin número de página.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -

LO MÁS NUEVO

Encuesta: Migrantes & COVID-19

El objetivo de este estudio es explorar los conocimientos y manejo que las personas migrantes internacionales que viven en Chile (personas...

Especies sociales: ¿Cómo sobrellevamos el aislamiento?

Las consecuencias para la salud física que puede traer el SARS-CoV-2 han sido ampliamente difundidas, pero, es necesario que también pongamos atención...

Participa en estudio Latinoamericano sobre Covid-19

Un grupo de investigadores en Ciencias Sociales (Social Policy Oxford, UK) están realizando un estudio comparativo sobre las expectativas y confianza en...

LO MÁS COMENTADO

Tras la huella genética del primer perro chileno

Por primera vez evidencia científica respalda la discusión de la primera raza 100% chilena, el Terrier Chileno, llamado popularmente perro ratonero o el perro...

La falacia de la ciencia entretenida

Entre las muchas fórmulas descritas para acercar la ciencia al público en general, una de las cosas que siempre se dice es la necesidad...

Terapias “alternativas” y charlatanerías varias

Creo que todos estamos de acuerdo en que la ciencia tradicional no tiene las respuestas para todo. Esto corre tanto para preguntas a cuestiones...

Las bacterias del cielo

Durante el invierno, las temperaturas descienden, los días grises son más frecuentes y las nubes se vuelven las protagonistas de este periodo. Ahora, ¿qué...