Descubrir cómo acceder a las profundidades oceánicas a través del desarrollo de vehículos e instrumentos submarinos es uno de los desafíos que quita el sueño de Víctor Villagrán. Este ingeniero civil electrónico realizó su magíster en ciencias de la ingeniería en la Universidad de Concepción, donde dio sus primeros pasos desarrollando tecnología de medición marina. “Cuando terminé mis estudios, Osvaldo Ulloa, actual director del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO), me invitó a que me uniera a su grupo para trabajar en distintos prototipos, y así crear nuestros propios instrumentos, algo poco común en esa época ya que en general se traía la tecnología de fuera”.

Hoy, Víctor es académico del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Concepción y director de Desarrollo y Transferencia Tecnológica en el IMO. Es allí donde trabaja codo a codo con investigadores de diversas disciplinas para explorar el Océano Pacífico.

Durante estos años hemos desarrollado instrumentos que nos permiten conocer más del océano a través, por ejemplo, de mediciones del oxígeno disuelto o del óxido nitroso. Todo esto utilizando como plataformas de observación, vehículos submarinos que se programan para bajar a tomar muestras a distintas profundidades”. Víctor explica que determinar las concentraciones de estos gases permite que los investigadores puedan conocer el medio y determinar, entre otras cosas, los factores que explican la distribución de la fauna marina.

El especialista comenta que existe una amplia gama de vehículos para estudiar el mar, los que han ayudado a que Chile se posicione en la investigación oceanográfica. “Tenemos distintos tipos de equipos, muchos traídos desde el extranjero y que hemos aprendido a maniobrar, pero también hemos podido desarrollar vehículos submarinos propios, como perfiladores anclados y planeadores. Ambos nos han permitido extraer información muy importante para mejorar nuestro conocimiento de la vida oceánica”.

Junto a los investigadores del IMO, actualmente Víctor está ad portas de recibir un vehículo submarino de Estados Unidos, el que les permitirá llegar hasta los 8 mil metros de profundidad para poder explorar la fosa de Atacama. “Este es un instrumento nuevo, con el que podremos tomar muestras y medir parámetros físicos y químicos del océano”. Además, relata que son muy pocos los grupos de investigación que han logrado, con éxito, llegar a tales profundidades. “El fondo marino tiene una presión muy alta, lo que hace más complejo el desarrollo instrumental. El objetivo es que el vehículo pueda llegar a lugares inexplorados para saber qué hay allá adentro”.

A pesar de estar muy ocupado manejando instrumental de punta, para Víctor es muy importante la vinculación entre las investigaciones y la sociedad, por este motivo han postulado a proyectos que beneficiarán a estudiantes de las comunas de Penco, Quillón, Coihueco y San Pedro de la Paz. “Este año nos adjudicamos un proyecto Explora de valoración con el que buscamos darles las herramientas a los niños para que puedan construir un prototipo a pequeña escala de este vehículo submarino”. De esta forma, los escolares podrán aprender de un equipo multidisciplinario, compuesto por biólogos marinos, ingenieros y profesores, las distintas etapas de una investigación, “queremos que ellos se motiven y exploten su curiosidad”, finaliza.

Fotos: Explora Maule e IMO.

FuenteMacarena Rojas-Abalos - PAR Explora de CONICYT RM Sur Oriente
Macarena Rojas-Abalos
Licenciada en Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Máster en Prensa Escrita de la misma casa de estudios. Postgrado en Gestión de Proyectos de la Universidad Politécnica de Catalunya. Encargada de prensa y miembro de la directiva de Nexos Chile-USA. Editora y redactora de ChileCientífico.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí