“Cuando apareció el cólera, la sociedad (chilena) tembló de miedo. Se tomaban las medidas más absurdas y era tal la ignorancia reinante que las damas enloquecidas de terror pedían cordón sanitario”. Este relato con aire surrealista es la descripción hecha hace ya 134 años por Luis Orrego Luco ante el primer brote de la bacteria Vibrio cholerae  registrado en Chile.

Este fin de semana muchos recibimos, a través de diversos grupos de Whatsapp, un audio de una persona cercana a un alto mando del Ministerio de Salud, Minsal, que alertaba con información privilegiada sobre el brote de cólera que estaría viviendo nuestro país.

 

En esta oportunidad quiero contarles de qué hablamos cuando hablamos de cólera y por qué si hace 134 años pudimos erradicarla como país, hoy no deberíamos tener dudas de que estamos más preparados para vencerla.

Primero algo de contexto, en nuestro cuerpo hay trillones de virus, bacterias, hongos y parásitos desarrollándose en cada uno de nosotros ahora mismo [2]. Vibrio cholerae, la bacteria causante del cólera, es un microorganismo con forma de bastón (un pequeño poroto) que habita en el agua dulce y estuarios (donde el rio se conecta con el mar). Si bien la primera pandemia de cólera ocurrió en 1817, recién en 1833 se relaciono la bacteria a la enfermedad, comenzando el camino hacia el desarrollo de una cura [4]. Es en este contexto en el que Luis Orrego, escritor crítico de la aristocracia chilena,  plasmó en 1884 cómo la sociedad de ese entonces se enfrentó al recién llegado cólera [5].

Como país nos habíamos mantenido libres de cólera desde 1991, año en el que hubo cerca de 6.000 muertes y más de 700.000 casos reportados en todo América latina [6], es a partir de entonces que nos convertimos en líder latinoamericano en estrategias contra la enfermedad, mostrando cómo una buena higiene, la correcta detección y la educación en la comunidad por parte de profesionales de la salud, eran la mejor respuesta para erradicar la enfermedad.

Este año, son 7 los casos confirmados por el Minsal [7] y estos se ubican solamente en Santiago. Si hablamos en porcentajes, esto sería equivalente al 0,0007% de la población chilena, por lo que hablar de brote no es el término correcto. Muy por el contrario, debemos enfocarnos en las normas que hace años establecimos: entender qué es esta enfermedad, qué la provoca y cómo la podemos evitar.

 

Pero, veamos de qué se trata esta alarma que circula por las redes. ¿De dónde proviene este nuevo brote? Como mencionamos anteriormente, la bacteria que provoca la enfermedad, Vibrio cholerae, se desarrolla en el agua dulce y es halófila, es decir le gusta la sal, pero no vive en el mar. Es más, la transmisión del cólera no es por mariscos crudos, sino que por la falta de acceso a agua sanitizada o potable.

Imagen de Vibrio cholerae (y su hermoso flagelo), protagonista del audio

Hoy, el cólera está casi erradicado gracias al agua potable. Sin embargo, sigue persistiendo en zonas de extrema pobreza donde se bebe agua estancada o se extrae de norias, lugares donde esta bacteria vive la vida más plena que una bacteria puede tener. Por lo tanto, si usted compra agua en la calle es imposible que se contagie de otra cosa más que de un refrescante momento. Así que tome agüita con confianza si es que esta proviene de las redes de agua potable o de una embotelladora, si es agua no tratada con hervirla basta y sobra para mantenernos sanos.

De acuerdo al audio viralizado no solo debemos preocuparnos de nuestra salud sino que también de la de nuestras mascotas. Es improbable que el mejor amigo de la familia se contagie de cólera puesto que las bacterias son extremadamente fieles a su hospedero. Es decir, Vibrio cholerae tiene una debilidad por los mariscos y los humanos, por lo tanto para que su mascota se contagie tiene que darle una sobredosis de mariscos infectados o reemplazar toda el agua de su cuerpo por agua estancada. Por lo que desechemos las posibilidades sobre nuestros perritos, ellos están a salvo. 

Odio las fake news

En cuanto a los síntomas que se mencionan, estos sí son correctos. Diarrea, vómitos, dolor de estómago, fiebre y gastroenteritis en casos extremos [8], por lo que si usted ha estado expuesto, o cree haberlo estado, y tiene alguno de estos síntomas no dude en recurrir a algún centro asistencial ya que basta con una muestra fecal para desecar un posible contagio. Además, considere que los síntomas aparecen muy pronto luego de la ingesta de material contaminado, máximo 5 horas, por lo que es bastante sencillo saber de dónde vino.

Para terminar les dejo el mejor remedio contra las enfermedades: la información y la verificación de las fuentes. Si todos nos informamos, y no nos dejamos llevar por rumores presenciales o virtuales, es mucho más sencillo ganar la batalla a los microorganismos.

Para los más nostálgicos les dejamos este recuerdo del año 1995.

 

Referencias:

[1] Orrego Luco, L., & Fuenzalida Villegas, H. (1984). Memorias de tiempo viejo. Santiago: Ediciones de la Universidad de Chile.

[2] Brockman, J. (2017). Know This, today´s Most Interesting and important Scientific Ideas, Discoveries, and developments. (p.236). Harper Perennial, USA.

[3]Arévalo, Z, Clavijo, AM, Rolo de, M, Álvarez, M, Conroy, D, Infante, D, & Santander, J. (2003). Aislamiento de Vibrio cholerae a partir de lisas y tilapias en Venezuela.. Revista de la Sociedad Venezolana de Microbiología, 23(2), 127-130.

[4]Fernandez F, Sandra, & Alonso, Guillermina. (2009). Colera y Vibrio cholerae. Revista del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, 40(2), 50-69.

[5] http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3582.html

[6] Koo, D., Traverso, H., Libel, M., Drasbek, C., Tauxe, R., & Brandling-Bennett, D. (1997). El cólera epidémico en América Latina de 1991 a 1993: implicaciones de las definiciones de casos usadas en la vigilancia sanitaria. Revista Panamericana De Salud Pública, 1(2). doi: 10.1590/s1020-49891997000200001

[7] http://www.minsal.cl/ministerio-de-salud-informa-casos-de-colera/

[8] Ulloa F, María T, Porte, Lorena, Braun J, Stephanie, Dabanch P, Jeannette, Fica C, Alberto, Henríquez A, Tania, & Osorio A, Carlos G. (2011). Gastroenteritis aguda causada por Vibrio cholerae no-O1, no-O139 que porta una región homologa a la isla de patogenicidad VpaI-7. Revista chilena de infectología, 28(5), 470-473

 

Comenta con Facebook
Macarena Echeverría
Bioquímica y Doctora en Ciencias mención Química. Vicepresidenta de la ANIP. Escríbenos a contacto@chilecientífico.com

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí