Dinka Acevedo

Entre las muchas fórmulas descritas para acercar la ciencia al público en general, una de las cosas que siempre se dice es la necesidad de hacer ciencia entretenida para captar a la gente.  Sin embargo, este es un concepto que puede ser discutido por varias razones:

1. Hablar de ciencia entretenida asume por contraposición que la ciencia sería aburrida. Hasta ahora no conozco ningún científico que no disfrute y sienta pasión por su labor, mas allá de las dificultades de la institucionalidad que escapan de la ciencia misma.

2. Lo entretenido no siempre es significativo. El concepto de entretención, asociado a lo divertido,  tiene que ver con una evasión temporal de las preocupaciones, pero que no asegura interés con una temática particular a largo plazo.  Uno puede pasar horas compartiendo memes con los amigos, y dicho momento de entretención no va a implicar nada más que eso.  Así,  hacer volcanes con plasticina podrá ser entretenido, pero seguramente se recuerde menos a lo largo de la vida que haber ido a conocer el volcán mas cercano a la ciudad.

3. En lugar de hablar de ciencia entretenida, sería mejor referirse a ciencia significativa. Los estudios de Ausubel  dicen que el ser humano tiene la disposición a aprender de verdad sólo aquello a lo que le encuentra sentido o lógica. Cuando una persona encuentra en la ciencia respuestas a temáticas de su propio interés y que lo conecten con su vida cotidiana, estará frente a una experiencia significativa que perdurará en el tiempo y que con mucha seguridad también le resulte entretenida.

4. Así, la entretención como recurso puede ser válido para captar el interés, pero solo será efectiva si en su diseño considera la forma de presentar una temática que tenga sentido para el público, y no sea un mero momento de esparcimiento que se diluya y se olvide al tener un nuevo distractor en este mundo lleno de estímulos. Para ello es necesario conocer a las personas a las que se quiere comunicar, preguntarle cómo vive, cuáles son sus intereses y qué problemas le gustaría solucionar.

Hacer esta distinción puede ser de utilidad para quienes están motivados en acercar la ciencia a las personas, una labor necesaria y vital para abrir un mundo nuevo a quienes todavía están lejos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Dinka Acevedo
Dinka Acevedo, periodista científica y Doctora en Lenguas y Tecnologías. Dedicada al trabajo en organizaciones del tercer sector, especialmente en el área de la educación y el desarrollo. Presidenta de la Fundación Ciencia Ciudadana Chile.

14 Comentarios

  1. Querida Dinka: primero que nada ya eres muy querida para mi. No puedo estar mas de acuerdo contigo; incluso los niños pequeños tan facilmente impresiobables se aburren de la magia sin sentido en cambio cuando se les muestra como la sal hace que el agua conduzca mas y mas electricidad…o cuando frotas una regla en sus cabezas y atraes luego pequeños trozos de papel…se ilumina todo su yocito hermoso

    • Coincido plenamente con usted y con la autora de la nota. Muchas veces vemos exposiciones de puras curiosidades y paradojas que no estimulan el interés por el estudio la ciencia, sino la avidez por acumular más cosas “raras”. He visto, como dice usted, que se logra mucho más descubriendo los fenómenos que subyacen en lo cotidiano, como el burbujeo en una botella de agua mineral o la producción de alimento en las plantas a partir de sustancias tan comunes como el aire y el agua.

  2. Estimada Dinka,
    La invito cordialmente a visitar la Feria Científica USACH, experiencias divertidas, ciencia entretenida en cada rincón en un lugar donde se realiza ciencia.
    Los días 19, 20 y 21 de octubre.

    Nos vemos!

  3. Creo que esta columna de opinión es ilógica, irracional, habla de todo un desconocimiento y se opone a la divulgación científica solo porque el nombre “ciencia entretenida” no le parece, primero, es solo un nombre y si vas a trabajar con gente sobre todos niños pequeños tiene más sentidos ofrecer una experiencia lúdica y “entretenida” porque esa palabra tiene más sentido para ellos que “significativa”.
    Y no, la ciencia no siempre es entretenida, no siempre es un mundo hermoso de flores, tiene mucho de amargura.
    Querer acercar la ciencia y que la gente la conozca tiene que ser a través de métodos didácticos y quieras o no entretenidos, habrá gente que los aceptará y amara y a otras que le dará igual, pero eso es propio de los seres humanos.

    Mal artículo realmente, innecesario y poco aporte.

    • Fernanda:
      La columna no es ilógica, pues los argumentos en los que se sostiene son lógicamente válidos. No es irracional, en tanto es lógica. No creo que muestre desconocimiento, pues discute el concepto de “ciencia entretenida” en base a criterios hipotéticos y no en base a asumir algo como un hecho sin serlo, lo que sí sería mostrar desconocimiento.

      No se opone a la divulgación científica, sino al contrario, más bien cuestiona la divulgación como fin en sí mismo. Es decir, la divulgación debe tener una finalidad más allá del sólo hecho de difundir, ya que de no ser así, lo mismo daría ir a una plaza a leer por megáfono mamotretos llenos de estudios, que organizar una actividad participativa, lúdica y que intente dejar algo más significativo que pueda ayudar a quienes participaron de ella, a acercarse a la ciencia. En ese sentido, en el artículo se cuestiona la entretención como elemento necesario de todo trabajo de divulgación científica, lo que haría que eventualmente se perdiera el norte y se pusiera énfasis sólo en la parte de la entretención. Entonces, nuevamente, no se opone a la entretención ni, por ejemplo, a presentarle a niños y niñas algo entretenido, sino que se opone a que esa entretención sea el eje central de la divulgación científica y se pierda el objetivo central: el de generar experiencias significativas en estas personas.

      Naturalmente es poco aconsejable ir y hablarle a niños pequeños sobre experiencias y aprendizajes significativos, pero eso no significa que estos no puedan ni deban estar presentes en la planificación de las actividades a realizar. No son cosas incompatibles en ningún caso. Puedes presentarles una actividad que tenga como horizonte representar un aprendizaje significativo bajo algún nombre que les sea llamativo, en el cual claro, la entretención puede estar presente. Pero pretender sólo presentar entretención cuyo único objetivo es entretener, es contraproducente.

      Finalmente: suele haber una confusión de conceptos y asumir que “didáctico” es sinónimo de “entretenido”, cuando no lo es. Así, suele exigirse a los docentes, por ejemplo, que sean “didácticos” y básicamente les piden que hagan el payaso delante de la clase. Y no, la otra opción no es sentarse por dos horas a dar la lata, o leer un mamotreto en una plaza, como en el ejemplo anterior. No son opciones dicotómicas. Pero así como se ha llegado a cuestionar la forma tradicional de enseñanza y divulgación, también se debe cuestionar el nuevo camino por el que se está transitando en este sentido, para buscar posibles falencias que puedan ser corregidas. No hacerlo es, de hecho, contradictorio con la propia forma de hacer ciencia.

  4. Estimada Fernanda. Las columnas de opinión justamente buscan abordar un tema desde una postura personal para que se abra el debate y se entreguen visiones a favor y en contra, como la tuya. Creo que en este caso ese debate se ha logrado y ya por eso es un aporte. Saludos!!

  5. Hola como va?.
    Quisiera dar mi opinión, con mucho respeto. Estimo que considerar falaz al concepto “Ciencia entretenida” es complejo puesto que en estricto rigor falacia implica engaño, mentira y a mi parecer el que un evento científico, sea el que fuere, se exponga de una manera entretenida no implica necesariamente faltar a la verdad, ahora si consideramos que se refiere a la segunda acepción de la palabra “Entretener” que según la Rae es “2. tr. Hacer menos molesto y más llevadero algo”, pues porque si en efecto nos aferramos a la posibilidad de que se esté utilizando la palabra en su primera acepción “1. tr. Distraer a alguien impidiéndole hacer algo.” Podríamos estar frente a un grave problema… Y lejos de difundir y promover la ciencia estaríamos frente a una maquinación censuradora del conocimiento. Soy artista amante de las ciencias y puedo decir que en mi rubro muchas veces se a pecado de elitismos minando la posibilidad de permitir considerar que el arte no responde a institucionalizaciones o academicismos si no más bien a oficio y sensibilidad, lo que sólo se logra amando el trabajo día a día, noche a noche.
    Puedo proponer un título? Tomarme la atribución un tanto ambiciosa?… Pues bien, propongo “Los peligros de banalizar la ciencia…”, incluso le agregaría como subtitulo “… por intereses comerciales, mezquinos, falaces, etc..”, pues siento que es la problemática que se trata en el artículo. Bueno eso, que el debate no se acabe jamás…
    Soy miembro de la Fundación Alfonsina y nuestro objetivo es promover todo aquello que nos encause a un buen vivir y esta discusión claramente va en esa línea. Un abrazo nos leemos

  6. En tiempos donde las mercancías llenan nuestras vidas, es casi una sinonimia el placer del ‘like’ y el estado placentero del ocio – en contraposición a la negación el ocio (Neg-Ocio)- que es además, un estado meramente simbólico y reconstructivo de la realidad científica, es decir, de lo que dictamina – en general – una cultura oficial respecto de los objetos de ciencia como experiencia de ciencia.
    La Ciencia está recorrida por millones de caminos posibles y la entretención es solo uno de ellos. Dejemos al Cirque du Soleil la entretención y no sigamos peyorizando para las nuevas y fecundas generaciones, eso de la ‘ciencita fácil y bonita para pequeñines…’

  7. Si alguien quiere asociar diversión con experimentos o ciencia, lo puede hacer, pero que asuman que también logra un aprendizaje o que permita entender mejor un fenómeno es que no entiende que la naturaleza de la ciencia es complejísima, tan compleja, que todo lo que sabemos de ciencia es “la forma de la ciencia que podemos procesar” ya que no estamos en el día a día de un acelerador de partículas, de un laboratorio de genética molecular o en un observatorio astronómico. Lo que se logra con hacer un volcán es hacer algo distinto, generar una instancia entretenida, trabajo en equipo, etc., algo que se puede lograr jugando una pichanga, aprender un nuevo baile o ensayar una obra de teatro. Y ojo, leí un comentario sobre una feria científica, me imagino que hacen la feria de lunes a viernes de marzo a diciembre que las personas que asisten se “divierten” todos los días sin excepción.

  8. Y que pretende..¿ acercar a la gente a la ciencia a través de ciencia dura y formulas? Compara memes con ciencia entretenida..bastante exagerada la comparación .. el museo MIM y muchos otros iguales en el mundo son ejemplos de que se puede aprender entretenidamente.. programas como Cosmos tb cumplen el mismo objetivo.. hay que pensar que un alto porcentaje de la población chilena ni siquiera entiende lo que lee y menos entiende de ciencia, lo que los hace vulnerables a caer en creencias pseudocientíficas, por lo que cualquier acercamiento a la ciencia real es positivo. Creo que la opinión es poco realista y poco pragmática.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí