Su sueño es que las playas de Chile sean las más limpias del mundo. Martín Thiel es el líder de Científicos de la Basura, organización con la que ha generado conciencia social sobre la importancia de cuidar nuestras costas e incluir a la ciudadanía en sus investigaciones.

Martín Thiel, académico de la Universidad Católica del Norte (UCN), llegó a nuestro país hace más de 15 años para investigar la ecología evolutiva de la fauna marina en las costas de Chile. “Durante mi doctorado estudié un pequeño grupo de crustáceos que tienen cuidado parental, algo bien inusual y que nos ayuda a entender cómo ha evolucionado esta conducta muy reconocida entre los mamíferos”. Una vez radicado en nuestro país, las observaciones de este alemán lo llevaron a trabajar en las algas flotantes que se encuentran distribuidas a lo largo de la inmensa costa y a los organismos que viven y viajan con ellas.

Fue en las expediciones a lo largo de Chile en las que se cruzó con la contaminación marina, “no podía evitar mirar la basura y hacer algo al respecto. Este ha sido un problema por años, en realidad cualquier persona que va a la playa inmediatamente se da cuenta de que esto no puede seguir así”. Sin embargo, Martín comenta que por años él y su equipo fueron los únicos que se dedicaron a la investigación en este tema, “esto es importantísimo porque si no tenemos información científica tampoco podemos definir estrategias para mitigar este problema”, añade.

Es así como en 2007 decide, junto a un equipo de biólogos marinos de la UCN, hacerse cargo del tema e involucrar a las escuelas de Coquimbo en los primeros estudios sobre la basura en las playas de Chile. “En un comienzo pensábamos sólo hacer clases de educación ambiental en los colegios pero luego la idea derivó en involucrar 100% a los escolares. Así surgió Científicos de la Basura, un proyecto colaborativo y de ciencia ciudadana en el que los estudiantes también son investigadores”.

Tras el éxito de la primera experiencia, en la que trabajaron con cuatro colegios de Coquimbo y La Serena, el equipo decidió extenderse a la Región de Atacama y del Libertador Bernardo O´Higgins. Un año después, el reto fue nacional, “en 2008 hicimos el Primer Muestreo Nacional de Basura en las Playas. Cuando empezamos a evaluar los datos realmente nos dimos cuenta de lo que habíamos logrado, por primera vez contábamos con un diagnóstico sobre la basura de las playas de todo Chile”, relata.

Hoy, los Científicos de la Basura ya han realizado tres muestreos nacionales de las playas y dos de la basura de los ríos. “Es increíble que mirando el Mapocho en Santiago nadie haya hecho algo. El problema es que la basura que vemos ahí, en el lecho del río, se mueve lentamente al mar, desde donde se esparce por todo el territorio marino. Nosotros, junto con escolares de todo el país, fuimos pioneros en hacer una investigación sistemática de la cantidad de basura que hay en los ríos. Esto es algo súper poderoso, ahora tenemos un equipo nacional que involucra a profesores y colegios de todo el país, con quienes también hemos ido respondiendo nuevas preguntas sumamente relevantes”.

Antofagasta, la región más sucia de Chile

En enero de este año, Martín y su equipo publicaron el resultado del Tercer Muestreo Nacional de Basura en las Playas. La comparación de los tres estudios (2008, 2012 y 2016 ) revela una realidad nefasta para las costas chilenas: las playas de Antofagasta son las más sucias del país y la abundancia de su basura se incrementó sostenidamente a lo largo de estos ocho años.

P4150002 1“Con estos resultados se reafirma el patrón, lo que no hace más que confirmar que en Antofagasta hay un problema grave con la basura”, relata el académico, quien agrega que durante el estudio también se realizaron entrevistas a pobladores, lo que les permitió entender dos factores importantes que explicarían este fenómeno.

Por un lado tenemos un alto porcentaje de población flotante en Antofagasta, quienes van a estudiar o a trabajar pero que están de tránsito y no tienen un sentido de pertenencia ni de cuidado con el lugar, y por el otro lado encontramos la poca opción que tenemos de elegir envases con materiales reutilizables, lo que no hace más que aumentar la cantidad de plástico. A donde vayamos hay productos desechables, están las bolsas, los envases de bebidas, y hasta envoltorios de dulces y similares”.

A pesar de lo desalentador de los resultados, Martin comenta que este problema es muy simple de solucionar, “la basura en las costas de Chile no proviene de otros países, este es un problema nacional que se puede trabajar con medidas locales. Esta situación es muy favorable”. Y agrega, “en los últimos años, como organización nos han invitado varias veces a Asia para compartir la experiencia de Científicos de la Basura. Por ejemplo, las playas de Japón reciben su basura de China continental, Rusia y Corea. Ahí el problema es enorme porque además de tomar medidas internas tienen que negociar y lograr acuerdos con sus vecinos”.

“En Chile el problema es local y eso es algo que los políticos deberían apreciar para tomar medidas, sin embargo, no nos hemos hecho cargo. Nuestro sueño como Científicos de la Basura es que las playas de Chile sean las más limpias del mundo, y eso es algo que podemos lograr si contamos con un compromiso ciudadano, político y empresarial”, finaliza.

Comenta con Facebook