Romina Paillao

Cada año se lleva a cabo la cumbre de liderazgo en biotecnología, GapSummit, cuyo objetivo es conectar a bio líderes de distintas generaciones, regiones y culturas para catalizar la innovación. Es así como año a año se seleccionan 100 líderes de forma competitiva entre más de 40 países.

La cumbre es organizada por Global Biotech Revolution, una organización internacional que busca discutir y analizar los vacíos existentes en la biotecnología en seis áreas principales, como el diagnóstico y medicina de precisión, la sustentabilidad, la educación y la regulación y  política científica.

Para mi sorpresa, este año fui una de los 100 jóvenes elegidos y asistí en junio al GapSummit 2017 realizado en la Escuela de Negocios McDonough, en la Universidad de Georgetown, en Washington DC, Estados Unidos.

Una de las cosas que más me gustó de asistir al evento fue el poder analizar los retos que enfrenta la biotecnología desde distintas áreas. Gran parte de los seleccionados compartíamos una base científica, sin embargo, muchos habían realizado sus estudios de postgrado en derecho, negocios o propiedad intelectual, por dar algunos ejemplos. Esta diversidad multidisciplinar generó enriquecedoras discusiones que dan cuenta de la importancia de la colaboración en la investigación e innovación.

Uno de los puntos que llamó particularmente mi atención fue que los temas discutidos no giraron en torno a la explotación de recursos, como suele darse en nuestro país. Muy por el contrario, destacaban la importancia de la investigación e innovación, para promover la creación de tecnologías y encontrarles nuevos usos y/o aplicaciones a las ya existentes.

Creo que en Chile necesitamos cambiar nuestra mentalidad, deberíamos dejar de basar nuestra economía en la extracción de materias primas y empezar a invertir en I+D para poder desarrollar tecnologías, innovaciones y procesos. Debemos aprender de nuestra historia y no exponernos a la misma situación que enfrentamos con el salitre, cuando el químico alemán, Fritz Haber, desarrolló el salitre sintético. Descubrimiento que le permitió ganar el Premio Nobel de Química pero que dejó a Chile en una de las peores crisis económicas que haya tenido en su historia.

Espero que los políticos puedan darle prioridad a la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Que los candidatos a Presidente de la República incluyan propuestas de Ciencia y Tecnología a sus programas de gobierno.

Deberíamos aprender a mirar a los países vecinos, ver que están haciendo bien e intentar incorporarlo a nuestra realidad. El talento está, solo falta cambiar de mentalidad y empezar a invertir.

Romina Paillao
Biotecnóloga de la Universidad Mayor. Voluntaria en Girls in Tech Chile y elegida como una de las 100 jóvenes líderes del mañana para participar en el Gap Summit 2017 del Global Biotech Revolution, Universidad de Georgetown, Washington D.C. Se interesa particularmente en la innovación y la integración de la mujer en la ciencia.

2 Comentarios

  1. Estimada Romina…Uds la nueva generación son los llamados a comenzar el cambio… con su visión distinta del mundo.. con acceso a información… nunca antes vista en la historia humana…
    En tu opinión como nos podrá ayudar la biotecnologia para aumentar nuestra capacidad de producir alimentos… en 50 -100 años mas.. considerando la capacidad actual del planeta

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí