Báltica Cabieses

Hoy en Chile existe la necesidad de definir cómo abordar la salud de la población migrante internacional. Esto es, desde qué paradigma o perspectiva se debe avanzar en la temática de salud migratoria, perspectiva que determina la manera de realizar diagnósticos, propuestas de intervención, seguimiento y monitoreo, e incluso determina cómo se evalúa el éxito o fracaso del país en la protección y mejoramiento continuo de la salud de la población migrante internacional en Chile.

Algunos enfoques posibles, y más clásicos, son por ejemplo: desde el de interculturalidad (que en Chile considera esencialmente salud de pueblos originarios), el de determinación social de la salud, el de salud familiar, el de ciclo vital, entre otros. Estos enfoques no son antagónicos entre sí, y pueden combinarse en la práctica, pero ciertamente la selección de uno sobre otro tendrá impacto en el diseño, implementación y evaluación de la política de salud de migrantes en Chile.

Antes de avanzar en nuestra propuesta particular, es necesario dar cuenta de lo que propone la evidencia científica. El Programa de Estudios Sociales en Salud (UDD) ha investigado en la salud de población migrante internacional en Chile desde el 2008. Ha desarrollado estudios cuantitativos, cualitativos y mixtos, que han permitido desarrollar algunas conclusiones en esta materia, a saber:

  • La población migrante internacional es altamente heterogénea en país de origen, razones para migrar, condiciones socioeconómicas, y problemas de salud (1, 2).
  • Una proporción baja, y en descenso entre 2011 y 2013, de la población migrante se auto-reporta como perteneciente a algún pueblo originario (6% el 2011 y 5,4% el 2013 según CASEN; versus 8,1% 2011 y 9,2% 2013 en población chilena según CASEN)
  • Existe un grupo de migrantes internacionales que no tienen ninguna previsión de salud en Chile y son de urgente atención, en especial el grupo de 0-14 años (8% en población general migrante internacionales según CASEN 2013) (3).
  • Las principales causas de egresos hospitalarios en migrantes son parto, causas externas/accidentes, tumores y problemas del sistema digestivo (4).
  • Las necesidades de salud percibidas por parte de migrantes son diversas y varían según condiciones de proceso migratorio y de residencia en Chile (5, 6).
  • El efecto del migrante sano (población migrante en promedio con menor auto-reporte de problemas de salud que la población local chilena) desaparece en migrantes de nivel socioeconómico bajo, que llevan más de 20 años en Chile, y de algunos países de origen específicos (Bolivia, Ecuador, etc. según la condición de salud estudiada) (7).
  • Existe un grupo de migrantes internacionales que, de manera consistente a lo largo del tiempo, prefiere no reportar su estatus migratorio en encuestas poblacionales (CASEN 2006, 2009, 2011 y 2013). Este grupo reporta nivel socioeconómico bajo, alta proporción de población infantil y puede representar a migrantes en situación irregular (8).

A la luz de esta evidencia, es posible priorizar algunos enfoques o perspectivas para abordar la salud de migrantes internacionales en Chile por encima de otros. En particular, tres ideas son centrales para esta decisión: (i) la amplia diversidad socio-demográfica que caracteriza a la población migrante, a excepción de la pertenencia étnica que es relativamente baja; (ii) la centralidad de la experiencia migratoria y condiciones de vida en Chile como determinantes de la salud de esta población; y (iii) la vulneración de derechos humanos en algunos grupos de migrantes internacionales, incluyendo el derecho a protección social en salud.

Con lo anterior en mente, la evidencia propone que las perspectivas que se consideren en nuestro país prioricen son la de Determinación Social de la Salud, Competencia Cultural/Intercultural en Salud y Derechos Humanos. El enfoque de determinación social propone que las condiciones de vida y trabajo (incluyendo el proceso migratorio si se desea incorporar) a lo largo de la vida es el principal factor que define la salud de las poblaciones. El enfoque de competencia cultural e intercultural en salud propone que son los trabajadores de salud quienes deben adaptarse en cada momento a las creencias, experiencias y necesidades específicas de cada persona humana, de tal forma de alcanzar interacciones exitosas que logren (i) balancear la relación inherentemente jerárquica tanto entre usuario y trabajador de salud, como entre migrante y local; e (ii) incrementar el bienestar, la satisfacción y la adherencia a estrategias de prevención y tratamiento de salud. Este enfoque es, desde su concepción, más amplio que otros. En especial, permite incorporar visiones adicionales a algunas de desarrollo histórico en Chile, como lo es por ejemplo el enfoque de interculturalidad en salud que, por importantes razones, se ha dedicado a trabajar en salud de pueblos originarios. Finalmente, el enfoque de derechos humanos es un mínimo a instalar en temática migratoria, dada la amplia evidencia actual de la brutal forma en cómo se vulneran derechos en algunos grupos de migrantes, en Chile por ejemplo en el caso de niños, personas de color, personas de países de origen que son habitualmente discriminados, entre otros.

Se espera que esta propuesta permita iniciar un debate amplio en Chile, que movilice a las autoridades a la elección de un abordaje adecuado, pertinente culturalmente y, especialmente, basado en la evidencia disponible en la actualidad.

 

Referencias

  1. Cabieses B, Bustos P. Vulnerabilidad social en salud por parte de migrantes internacionales en Chile. In: Cabieses Bea, editor. Vulnerabilidad social y sus efectos en salud en Chile. Santiago: UDD; 2016.
  2. Cabieses B, Tunstall H, Pickett KE, . Understanding the socioeconomic status of international immigrants in Chile through hierarchical cluster analysis: a population-based study. International Migration Review. 2015;52(3):303-20.
  3. Cabieses B, Tunstall H, Pickett KE, Gideon J. Understanding differences in access and use of healthcare between international immigrants to Chile and the Chilean-born: a repeated cross-sectional population-based study in Chile. International journal for equity in health. 2012;11:68. Epub 2012/11/20.
  4. Oyarte M, Cabieses B, Delgado I. Egresos hospitalarios en Chile: Análisis comparativo entre migrantes internacionales y población local. In: Cabieses B, Bernales M, Chandia S, MacIntyre A, editors. La migración como determinante social de la salud en Chile: miradas y propuestas para políticas públicas. Santiago Chile: Universidad del Desarrollo; 2017 (in press).
  5. Bernales M, Cabieses B, MacIntyre A, Chepo M. POBLACIÓN MIGRANTE INTERNACIONAL EN CHILE: DESAFÍOS PENDIENTES EN SALUD PERCIBIDOS POR TRABAJADORES DE SALUD PRIMARIA. 2016.
  6. Cabieses B, Pickett KE, Tunstall H. Comparing sociodemographic factors associated with disability between immigrants and the Chilean-born: are there different stories to tell? International journal of environmental research and public health. 2012;9(12):4403-32. Epub 2012/12/06.
  7. Cabieses B, Tunstall H, Pickett K. Testing the Latino paradox in Latin America: a population-based study of Intra-regional immigrants in Chile. Revista medica de Chile. 2013;141(10):1255-65. Epub 2014/02/14.
  8. Cabieses B, Pickett KE, Tunstall H. What are the living conditions and health status of those who don’t report their migration status? A population-based study in Chile. BMC public health. 2012;12:1013. Epub 2012/11/23.
Báltica Cabieses
Epidemióloga social, profesora titular Universidad del Desarrollo. Encargada del Programa de Estudios Sociales en Salud, Instituto de Ciencias e Innovación en Medicina (ICIM), Facultad de Medicina Clínica Alemana - Universidad del Desarrollo. Profesora visitante de la Universidad de York y epidemióloga adjunta del Bradford Institute for Health Research. Ex vice presidenta SOCHEPI (2014-2017).

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí