La innovación llegó esta vez de la mano de dos jóvenes investigadoras del Centro de Biotecnología de la Universidad de Concepción quienes crearon un kit de laboratorio transportable para la detección de Botrytis Cirenea en los cultivos de arándanos.

Se trata de Sofía Valenzuela, bioquímica de la Universidad de Chile, doctorada en el área de plantas transgénicas en Alemania, profesora titular de la Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC y subdirectora del Centro de Biotecnología (CB) junto a su socia, Andrea Donoso, ingeniera en Biotecnología Vegetal de la Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC y con un magister en Cs. Forestales de la misma casa de estudios.

El patógeno Botrytis Cirenea afectó a los productores de arándanos en la temporada 2014 causando pérdidas por US $80 millones y se espera que el kit que producen las investigadoras a través de su emprendimiento Diagnochrome SpA. puedan beneficiar a más de 1.300 agricultores.

“Nosotros enviamos el kit al agricultor, quien sólo teniendo acceso a electricidad puede operarlo tomando una muestra de arándanos, la muelen, toman una gotita de esa muestra, la pasan a un segundo tubo donde lo van a incubar y observar su cambio de coloración”, explicó Valenzuela respecto del modo en que opera el kit de laboratorio.

Ahorro para el agricultor

Acerca de los beneficios que el kit significará para los agricultores, Donoso detalló que “existen ahorros en términos de costos por el menor precio que podrá pagar el agricultor por el kit y el menor tiempo que necesitará. Hoy día el análisis tradicional cuesta entre $25 mil y $30 mil pesos al que se le debe sumar un especialista que a veces debe ir a retirar las muestras y según nuestros cálculos cada kit alcanza para realizar 36 análisis aproximadamente donde cada análisis tendría un costo aproximado de $12 mil”.

Otros usos

Respecto de la posibilidad de expandir su aplicación, “en el futuro podría ser, hoy en día por ejemplo, EE.UU tiene esa política en sus puertos cuando llegan sus importaciones, pero basados en otras tecnologías que detectan múltiples patógenos en paralelo. En Chile el Servicio Agrícola y Ganadero también realiza este tipo de detecciones según el tipo de cultivos que se está ingresando. Tenemos la idea de ir generando un kit por año para diferentes patógenos o los mismos patógenos para diferentes cultivos con pequeñas modificaciones”, afirmó Donoso.

En cuanto a las posibilidades de exportación, la subdirectora del Centro de Biotecnología (CB) comentó que “hoy, por ejemplo, en Perú se está aumentando la producción de arándanos donde existe un nicho donde se habla el mismo idioma y es relativamente fácil por tener una realidad muy similar a la nuestra donde podría ser relativamente fácil poder transferir la tecnología. Para la exportación, hoy día estamos pensando fundamentalmente en Sudamérica, porque los tipos de cultivos y tipos de patógenos son más o menos similares”.

Inversión y proyección

Sobre lo que se ha invertido a la fecha, Valenzuela dijo que “considerando el salario de Andrea que está financiado por el proyecto más la adquisición de algunos reactivos yo diría que fácil entre $ 25 y $30 millones” y que “contamos con un plan de negocios en el que estamos apostamos que al año dos o tres podamos tener nuestra inversión recuperada y poder adquirir equipamiento”.

Al ser consultada acerca de cuáles proyectan serán sus principales clientes, la profesora titular de la Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC respondió: “Hoy estamos apostando a que sean principalmente los exportadores de berries y a 5 años producir kits para un 5% al 10% del mercado de los arándanos, donde sostenemos que es posible hacer un análisis cada 500 kilos exportables por cada kit”.

Comenta con Facebook

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí