Científicos chilenos encontraron en la Antártica una serie de microorganismos con los que lograron desarrollar una enzima que sirve para deslactosar leche, un proceso importante para los intolerantes a la lactosa, especialmente presentes en países del Cono Sur.

Chilenos desarrollan leche sin lactosa gracias a microorganismos antárticos

Después de investigar la impresionante adaptación de varios microorganismos que habitan en la Antártica, científicos de la Universidad de Santiago lograron desarrollar una enzima “altamente eficiente en deslactosar leche a baja temperatura”, de acuerdo con los resultados de la investigación que dirige el doctor Renato Chávez, presentados este martes en rueda de prensa.

La capacidad de deslactosar leche a baja temperatura (10 grados Celsius) abre la capacidad de ampliar y mejorar la gama de productos derivados de lácteos que hoy ofrece el mercado, como leche en polvo, manjar o dulce de leche, junto a acelerar la fermentación de los quesos.

“Esta enzima, utilizada a 10ºC, presenta una capacidad de deslactosar leche aproximadamente 2,6 veces mayor que la usada en el plano comercial. Este resultado permite proyectar un importante impacto en la eficiencia del proceso productivo”, explicó Chávez.

La intolerancia a la lactosa es una condición genética especialmente preponderante en países del Cono Sur, África y  Asia, cuyos habitantes comenzaron a consumir leche de forma mucho más reciente que en las naciones europeas, donde las personas ya desarrollaron adaptaciones genéticas.

En Chile, donde la leche fue introducida por los conquistadores españoles, más de 40% de niños y jóvenes presentan intolerancia a la lactosa o falta de la enzima de la lactasa, que metaboliza y digiere el azúcar de la leche.

Al consumir leche u otros productos lácteos, quienes padecen de intolerancia a la lactosa presentan síntomas como diarreas e hinchazón abdominal.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí